El gorrión común (Passer domesticus), un ave sedentaria cosmopolita, aún muy habitual pese al reciente descenso de sus poblaciones, ha sido elegida Ave del Año por la asociación conservacionista SEO/Birdlife en una votación abierta en esta ocasión a todos los aficionados a la ornitología. Competía con el sisón y el alimoche.

El declive de la especie, estimado en España en al menos un 11% de los ejemplares desde 1998, obedece en primer lugar a la progresiva desaparición del hábitat rural y de pequeña ciudad, con una combinación de actividades agropecuarias, parques y edificios bajos que tanto aprecia el gorrión, explica Blas Molina, especialista del área de seguimiento de aves de SEO/Birdlife.

Como afirma Molina, es difícil estimar la población de especies tan comunes como el gorrión -es posiblemente el ave más frecuente de España y la única que supera a los humanos en número de individuos-, pero los análisis comparados en algunas zonas no dejan lugar a dudas. “En ciudades como Praga o Londres, donde antiguamente eran muy abundantes, ahora prácticamente están desaparecidos”, insiste el especialista.

“Los gorriones están muy ligados a actividades humanas como la agricultura, los gallineros y los mercados -comenta Molina-. Y como todo esos sectores están cambiando o incluso desapareciendo, el gorrión se resiente mucho”. Además, prosigue, parece que también le está afectando mucho el uso de insecticidas en el campo. En la ciudad, no es desdeñable el efecto de especies en expansión como las palomas o las cotorras, que compiten por las mismas migas y otros recursos, así como la omnipresencia de los edificios modernos sin recovecos donde colocar los nidos.

El gorrión es un ave eminentemente sedentaria, aunque se han detectado ejemplares que realizan pequeños desplazamientos. Come de todo, incluyendo por semillas, migas y otros trozos de comida, gusanos, pulgones, mariposas, mosquitos y algunas flores. “Su presencia es además un indicador de buena calidad ambiental”.

Volver a Noticias

Antonio Madridejos (21 de Diciembre de 2015). El Periódico